Sign in / Join
Header Banner

LUTAR NÃO É CRIME

A condenação e a prisão sem provas do presidente Lula, assim com as prisões  de Rafael Braga e demais presos políticos no Brasil –os 23 do Rio de Janeiro, os 18 de São Paulo—foram denunciadas perante o Foro pela Liberdade das Presas e Presos Políticos da América e de todos os povos.

Realizado em Buenos Aires de 2 a 4 deste mês, o foro reuniu uma série de entidades defensoras dos direitos humanos assim como partidos políticos progressistas. Além de falar sobre o caso de Lula e dos demais presos, a delegação brasileira também denunciou a politização do Judiciário –fenômeno que vem se alastrando pela América.

Também houve mensagens do foro de apoio a Lula: o grupo Arepa, de educadoras populares da Argentina, está fazendo com seus alunos uma campanha de “cartas para Lula”, em que as crianças preparam textos e desenhos que seriam enviados ao presidente.

Na Declaração final do Foro, foi feita a denúncia de que chefes militares da América do Sul, coordenados pelos Estados Unidos, estariam articulando uma “fase final” de ofensiva contra a Venezuela.

A seguir, em espanhol, o texto da Declaração de Buenos Aires

DECLARACIÓN DEL FORO POR LA LIBERTAD DE LAS Y LOS PRESOS POLÍTICOS DE LOS PUEBLOS

Declaración Solidaria de Buenos Aires: Libertad a todas y todos los presos políticos de América y todos los pueblos del Mundo; respeto al derecho a la autodeterminación de los pueblos amenazado por el plan de reconquista colonial del imperialismo norteamericano y sus aliados.

Los abajo firmantes, organizaciones de lucha por los derechos humanos, sociales, políticas y populares, reunidos en Buenos Aires los días 3 y 4 de agosto de 2018, en ocasión del Foro por la Libertad de Todas las Presas y Presos Políticos de América y Todos los Pueblos del Mundo, convocado por la Liga Argentina por los Derechos del Hombre, acordamos la siguiente declaración publica, dirigida a nuestras hermanas y hermanos que luchan por nuestros mismos ideales humanitarios, progresistas y antiimperialistas.

En simultáneo a la realización del Foro, nos llega la información de que se está gestando en Argentina un encuentro de altos jefes militares vinculados al Grupo de Lima para desarrollar una “fase final” de ofensiva e intervención contra la República Bolivariana de Venezuela. Este encuentro, que pretende mantenerse en absoluto secreto, estaría presidido por el Comando Sur de los Estados Unidos. Repudiamos que se utilice la Patria de San Martín para gestar una nueva ofensiva contra nuestros pueblos.

Nos aproximamos a la tercera década del siglo XXI con un Poder Imperial, el de los Estados Unidos de América, con la anuencia de muchos gobiernos de la región, decidido a ejecutar un Plan de Reconquista Colonial, que se abre paso con extrema violencia física, simbólica, cultural y mediática. Esta ofensiva produciendo momentos de derrota de casi todas las formas de disidencia política a los regímenes de democracia restringida, persiguiendo y criminalizando trabajadores, sindicalistas, estudiantes, docentes, jóvenes, organizaciones de mujeres, movimientos campesinos e indígenas, medios de comunicación alternativos, organizaciones LGTBIQ, organizaciones barriales, comunitarias y comunidades de fe, movimientos y partidos políticos, organismos de derechos humanos, así como gobiernos y procesos populares que cuestionaban y aún cuestionan su hegemonía y su modelo de vida.

Este Plan de Reconquista Colonial asesina, tortura, encarcela, persigue, estigmatiza y deshumaniza a las y los militantes populares, colocando a la cárcel, a los carceleros, a los Tribunales y al sistema judicial en el centro de la escena. De esta manera, intentan mostrar a los luchadores sociales como delincuentes comunes, buscando condenas mediáticas, jurídicas y sociales. El propósito de estas descalificaciones es generar contradicciones y diferencias dentro del movimiento social. La táctica de represión judicial y legal que se adopta como parte de este Plan asume distintas formas: constituciones dictatoriales, legislaciones anti-terroristas, doctrinas de seguridad interior, entrega de soberanía en los procesos de extradición, desconocimiento de la categoría de presos políticos.

Asimismo, se vienen transformando la ONU y numerosas organizaciones internacionales, supuestamente encargadas de hacer cumplir los Pactos, Convenios y Declaraciones de salvaguarda de los derechos humanos, en meros instrumentos formales y de dominación imperial. No suenan extrañas aquellas palabras de la Revolución Cubana: “la OEA es el ministerio de Colonias de los EE.UU.”, y no resulta difícil de entender el desmantelamiento de lo creado en la década pasada por los gobiernos de Nuestra América: Unasur, Parlasur, Celac, etc.

Por ello, entendemos que la primera reivindicación del movimiento de derechos humanos, de todas las fuerzas populares comprometidas con la libertad, la autodeterminación, el buen vivir de los pueblos en definitiva, sea la de exigir la Libertad de las y los presos políticos y el repudio a las operaciones internacionales que buscan consagrar las situaciones de injusticia, como las acciones coloniales y neocoloniales que ya afectan a miles de millones de personas, o debilitar hasta su derribo a los gobiernos no subordinados al Imperio de Nuestra América, buscando consolidar su mito fundante de que: “no hay alternativa a este mundo capitalista”. Y por el contrario, nosotras y nosotros reafirmamos que el capitalismo no es compatible con los derechos humanos.

En ese camino nos comprometemos a realizar las acciones necesarias, de manera colectiva y articulada, abiertos a acuerdos con otras y otros que buscan nuestro mismo objetivo: lograr la libertad de todas las y los presos políticos de todos los pueblos y la paz con justicia social.

Luchar no es un delito. Alzamos nuestras voces por la libertad de todas y todos los presos políticos de Colombia, Argentina, Brasil, Paraguay, Perú, Puerto Rico Guatemala, Honduras, México, Chile, Estados Unidos, Nación Mapuche, País Vasco, Catalunya, Palestina, Saharaui y de todos los pueblos del mundo.

Buenos Aires, 4 de agosto de 2018

Liga Argentina por los Derechos del Hombre

Comisión por la Memoria de Uruguay

Agrupación de Familiares de Ejecutados Políticos de Chile

Fundación Lazos de Dignidad (Colombia)

Alianza por la Justicia Global (Estados Unidos)

Observatorio por los Derechos Humanos de los Pueblos

Plataforma Social de Derechos Humanos, Memoria y Democracia (Paraguay)

Fundación Latinoamericano por los Derechos Humanos y el Desarrollo Social (Venezuela)

Comité por la Vida y la Libertad de Ramiro Hernández Noranbuena (Chile)

Comisión Nacional de Derechos Humanos de República Dominicana

Asociación Micaela Vive (Perú)

Marcelo Chalréo, presidente de la Comisión de Derechos Humanos de la Orden de Abogados de Brasil, Sección Rio de Janeiro, miembro del Consejo Ejecutivo de la Asociación Americana de Juristas.

Centro de Estudios en Política Criminal y Derechos Humanos (Argentina)

Fundación Investigación Defensa Legal (Argentina)

Comité Internacional Paz y Justicia y Dignidad a los Pueblos (Cuba)

Comité Internacional Paz y Justicia y Dignidad a los Pueblos, capitulo Brasil

Resumen Latinoamericano

MPR-Quebracho (Argentina)

Movimiento Territorial Liberación (Argentina)

Secretaría de Derechos Humanos/CTA-A (Argentina)

Juventud Rebelde (Colombia)

Campaña Machi Celestino Córdoba Tránsito (Nación Mapuche)

Familiares de desaparecidos y asesinados del Cordón Industrial de San Lorenzo (Argentino)

Comité de Solidaridad con el Pueblo Saharaui (Argentina)

Comité Argentino de Solidaridad con el Pueblo Palestino

Federación de entidades argentino-palestinas

Partido Comunista de Argentina

Partido Comunista Paraguayo

Marcha Patriótica de Colombia

Coordinadora de Inquilinos de la Ciudad de Buenos Aires

Observatorio por el Cierre de la Escuela de las Américas (SOAWatch)

Rodolfo Lucena

Leave a reply